viernes, 28 de enero de 2011

Cuando comunicamos nos hacemos visibles

La comunicación es la acción que permite que el emisor se retroalimente del receptor a través de un canal y un lenguaje en común. Es sencillo. Cuando hablamos, gesticulamos o hacemos ademanes, con la sola imagen, nos comunicamos, nos hacemos sentir. Es tan sencillo y tan simple que ese acto tan natural y esencialmente humano, sin darnos cuenta termina siendo ignorado.
Como consecuencia de lo anterior, el engranaje, la conexión, la red que se construye a través de la comunicación se dispersa, se rompe, presenta ruido y desconocimiento. Cada uno anda por su lado, cada uno arma y desarma supuestos inconscientes y finalmente, pareciera que existe el caos.

Sin embargo, la comunicación es un proceso muy humano, mientras seamos humanos existirá el deseo de poner en común lo que hacemos. Es necesario un poco de iniciativa y contar en nuestro hogar las anécdotas que enriquecen la vida familiar, en la empresa hablar y demostrar a los compañeros de equipo las expectativas del trabajo y las actividades, saludar al vecino y compartir las dificultades del barrio y la ciudad. Ese ejercicio frecuente hace que existamos para los demás.

Por eso, en la actualidad, son tan efectivas las redes sociales virtuales. La tecnología como herramienta para la comunicación humana nos conecta, nos relaciona, nos lleva a contar nuestros retos, nuestros sueños, nuestros planes. En la interconexión y el intercambio se generan alianzas, se construye conocimiento. Al comunicar nos hacemos visibles a los demás, es una actividad que no tiene fronteras, tan solo las que nosotros mismos queramos que tenga.