jueves, 21 de abril de 2011

La Feria Internacional del Libro en Cuba, un paseo inolvidable

(*)
Roxana Casuso Castañeda
Una vez al año en Cuba se celebra la Feria del Libro con piezas literarias de todo el mundo. Empieza en La Habana, en el Complejo Morro Cabaña, para luego continuar extendièndose a través del país. Durante la Feria no sòlo están a la venta libros sino que también objetos artesanales y actividades recreativas para los niños y niñas asistentes.

Este evento tiene gran importancia para los cubanos que no perdemos oportunidad para celebrar y compartir con familiares y amigos. A mí me encanta, cada año voy con mis padres y salgo repleta de libros, que una vez comprados estoy impaciente por leer, hasta mi hermanita que no es muy lectora sale de allí con uno que otro libro bajo el brazo.

No solo se expenden libros, tambièn hay pequeñas secciones de humor donde se pueden adquirir carteles que digan cosas curiosas para luego colgar en el cuarto o conservarlo para colecciòn. También puedes llevarte un autorretrato de tu rostro, hace unos dos años que me hice uno y era bien gracioso, los dibujantes te exageran los rasgos para que luzcas divertido, todos después nos burlábamos y reíamos de la forma en que habíamos quedado.

En la secciòn de artesanìas, las piezas son hermosas y los colgantes, pulseras y anillos que venden son geniales, aunque nunca me he comprado nada de estas cosas porque cuando llegamos allí ya he dejado a mi padre sin dinero con tantos libros. Cuando està apunto de comenzar alguna actividad infantil, se puede ver a los payasos caminando entre la gente y llenándose de niños que corren tras ellos felices y a los padres correteando para alcanzarlos.

La Feria del Libro es un acontecimiento maravilloso pero no solo porque se vendan libros o pulseras, ni siquiera por las actividades para los niños, lo que realmente hace especial a esta feria, lo que la hace mágica, es ese poder que tiene para reunir a tantas personas de Cuba y de muchos lugares, en un mismo sitio, esa magia que tiene para que la familia se reúna y pase un día inolvidable eso la hace realmente especial. Si en nuestro caminar por el lugar nos detenemos y observamos a nuestro alrededor podremos ver a muchas parejas enamoradas, a amigos burlándose unos de otros por sus curiosas caricaturas o a un matrimonio de 20 años que lleva a sus hijas a pasar un buen día, hasta puedes ver a un niño feliz jugueteando por el césped. Esta Feria da la oportunidad de compartir y disfrutar con aquellas personas que tenemos a nuestro alrededor mientras adquirimos cosas geniales como lo es un buen libro por lo que hace ha este evento el mejor de los paseos.

(*) Roxana Casuso Castañeda, desde La Habana, Cuba.