domingo, 17 de abril de 2011

Sin fronteras virtuales

"La razón es que las redes sociales, sumadas a las herramientas de chat, videoconferencia y demás, promueven relaciones impensables en los límites del espacio y tiempo tradicionales. También en otros casos alejan a las
personas del mundo real y de sus actores. Pero, en cualquier lado de la balanza, desatan a través
de Internet lazos que  no existirían sin este medio."
Tomado de La Tarde Digital.


Hace unos años conversaba con un compañero de trabajo acerca de la gran cantidad de amigos conque contaba y se sentía orgulloso de ello. Un joven de unos 26 años de edad en ese momento. Lo que inmediatamente reflexioné fue de dónde sacó el listado? se puso a contar uno a uno algun dia sin oficio? Nada de lo anterior. Llevaba en su mente la cuenta según el número que le arrojaba la red social Facebook. Al cabo de unos años, yo solo cuento con 369 y mi amigo en ese entonces ya pasaba los 300. Imagino que tendrá 700, tal vez, en este momento.

Lo cierto es que las redes sociales, en todos sus estilos verticales y horizontales, nos ofrecen la gran oportunidad de hacer posible la ficción, de reducir los espacios y tiempos, pero también nos hace vulnerables ante una vida y mundo irreal del que no tenemos control. Eso exige mayor formación humana y mayor conciencia de los seres humanos sobre su papel en la sociedad tanto real como virtual. El criterio conque manejamos las fronteras virtuales definen el camino de la sociedad que estamos construyendo los  dinosaurios de la tecnología, los jóvenes nativos digitales y los chicos net. Los invito a leer un interesante artículo, relacionado con las redes sociales, publicado por la edición digital de La Tarde: Redes sociales: “Poderes de dioses en manos de mortales”.