miércoles, 16 de mayo de 2012

Colombia, violencia y amor


A propósito del atentado contra el ex ministro del interior  Fernando Londoño, en la que el saldo son dos personas muertas y muchos heridos, no deja de preocupar  las noticias que a diario registran los medios de comunicación,  teñidos de rojo profundo, muestra lo que se vive muchas ciudades Colombianas, tras fallidos intentos de encontrar un camino a la tan anhelada paz.
Resulta triste pensar que mientras se debate un estudio para el marco jurídico de la paz estos hechos ocurran sin que se pueda hacer nada; impotencia y dolor sentimos los colombianos que creemos  en un país de oportunidades.  Guerrilla, paramilitarismo, narcotráfico, son los principales detonantes de esta guerra absurda y como si fuera poco hay que sumarle la corrupción en el seno una sociedad  oligarca.
 Más allá de esta violencia que parece no tener fin, crece en los barrios como una realidad oculta al lado de esas  familias desintegradas, en  abandono y  miseria, el flagelo de la droga y de la muerte; quienes por necesidad o resentimiento  de  manera inconsciente permiten  las condiciones para que sus hijos  desarrollen los estereotipos de personajes idealizados como Pablo Escobar, ellos  presas fáciles de reclutar para este tipo de “trabajos” delincuenciales, cargan sobre sus espaldas las infamias de una sociedad poco equitativa . Preocupa  que estos actos durante los  últimos años tengan como protagonistas niños y jóvenes.
Colombia es el país de la leyes y los códigos,  en su mayoría convertidos en letra muerta,  cada quién hace lo que quiere a nombre de la democracia.  En esta semana se celebró el día de la familia, pensemos en el significado, unidad, amor, respeto y confianza, esa es la labor desde el núcleo familiar, aprovechemos las herramientas que tenemos al alcance y seamos soldados del amor y de la unidad. Nosotros, desde una institución tan valiosa e importate también podemos ayudar!

Isabel Patricia Vargas
isabel.vargaslara@gmail.com