lunes, 23 de julio de 2012

Género y Masculinidad

Los hombres también necesitan entender su rol e
 identidad en el  planteamiento de una nueva forma
de hacer pareja y familia.
En estos tiempos lo más normal es encontrarse en los hogares a mujeres asumiendo con resignación la sobrecarga de un doble rol en ocasiones ayudada por una asistente o mujeres saliendo adelante con sus hijos y separadas de sus esposos. El rol que asume el hombre es solo el de proveedor con una débil influencia en su hijos y la presión desde los colegios por hacer más presencia en la vida de las nuevas generaciones. Pocas privilegiadas encuentras hombres coequiperos en el hogar y la vida se vuelve cada vez más difícil para las familias. El tiempo pasa y las nuevas parejas tienen un reto mayor al de los padres actuales, darle un giro a las consecuencias de un cambio cultural excluyente propiciado por el feminismo.

Preocupa que aún en medios de gran impacto y proyección en la comunidad se maneje un discurso y lenguaje distorsionado en relación con el tema de género, que para conocimiento de los lectores de Panel Sin Fronteras, desde hace un buen tiempo se ha comprometido con incluir a hombres, además de las mujeres. La visibilidad y derechos ganados por el feminismo nos ha llevado a extremos que han afectado la formación, la crianza y la vida familiar con imaginarios poco prácticos y alejados de la armonía en comunidad. Si bien es cierto que es necesario seguir conquistando espacios para las mujeres, la forma de hacerlo es imperioso que siga cambiando.

Pero eso es un tema de mujeres!!, insistirán los hombres. Mujeres, con seguridad contesten un No rotundo y hablen con amor no con agresión ni sarcasmos. Mundialmente, casualmente, por la discriminación y exclusión en que los hombres se sintieron, posterior al feminismo, se abrió paso uno llamado "Masculinidad" conformado por hombres, con el fin de entender y aprender sobre estas nuevas situaciones. Entre más haya hombres interesados en bajarle el tono a la agresividad, dispuestos a formar parejas estables, libres de la mentalidad que los inutiliza en el hogar, comprometidos con el mañana feliz de sus hijos e hijas y fortalecidos en su autoestima como hombres estaremos construyendo una mejor sociedad. La perspectiva de género es cuestión de verdaderos hombres.