jueves, 15 de noviembre de 2012

Chicha, bebida con sabor a historia


Entre esa búsqueda de temas que trasciendan las fronteras de nuestro Panel, aterrizó en una costumbre perdida,  de esas tradiciones que identifican o identificaban a los pueblos de la América ancestral. A nuestros queridos lectores, les  confieso mi pasión por temas característicos de nuestros  antepasados,  evocar y reconocer las diferentes manifestaciones culturales que por fuerza de la modernidad han ido desapareciendo en algunos lugares; hago referencia a “la Chicha”  bebida tradicional que va ligada a la existencia de  ese pasado indígena.
Países como Perú, Argentina, Bolivia,  por mencionar algunos conservan y han hecho de ella  un símbolo. A pesar que en nuestro país su consumo ha bajado ostensiblemente, aun podemos encontrar, sobretodo en el interior, lugares que mantienen viva ésta práctica.
Lamentablemente no podemos decir lo mismo en el Caribe Colombiano, donde nuestra memoria se pierde de vez en vez y danzamos alrededor de modas aprendidas de otras culturas.
La elaboración de esta  bebida muy arraigada en mi pueblo natal, Tubará (atlántico) hace unos 30 años atrás, en sus diferentes presentaciones,  de yuca, de maíz, de millo, de ahuyama era un elemento esencial en las casas, envasadas al natural en tinajas de barro o en calabazos (recipiente hecho con  totumo),  las mantenían  con una temperatura agradable al gusto del visitante, endulzadas con panela o con azúcar, se fue esfumando para siempre. Difícilmente ahora nos tomamos un vaso de chicha, pues las nuevas generaciones  han avanzado hacia un mundo simplista y sin historia, que no saben cómo se pila o se cocina el millo o el maíz. La gaseosa y los refrescos instantáneos  reinarán  para siempre, recordaremos con nostalgia este producto herencia también de los abuelos, claro los que tuvimos la fortuna de consumirla y valoraremos las características naturales  que ella nos ofrecía… cero celulitis!!!!!!


Isabel Vargas Lara
isabel.vargaslara@gmail.com