martes, 12 de noviembre de 2013

Santa Cruz de Lorica, ciudad antigua y señorial


En la margen derecha del Rio Sinú ha florecido orgullosa una población que enamora al incauto, Santa Cruz de Lorica, en Córdoba. Ella hace parte del realismo mágico que tienen las tierras del caribe colombiano y más aún de las tierras  sabaneras.  Conocer a Lorica, es descubrirlo dentro de su gente y su entorno, la pujanza y sus ganas de progreso, son características que lo identifican y lo hacen ser el destino ideal para conocer este paraíso turístico.

El contraste entre las edificaciones construidas por inmigrantes árabes atraídos por el comercio y la posición estratégica de la región, con las nuevas edificaciones propias de las construcciones actuales, son la muestra de la riqueza arquitectónica y cultural que  esconde en cada rincón  este pintoresco municipio.

Ocupa el segundo lugar en importancia en el departamento después de Montería, con 111.923 habitantes aproximadamente y 35 corregimientos, entre los que podemos mencionar: La Doctrina, San Nicolás de Bari, La Peinada, Palo de Agua, San Anterito, etc. y un gran número de veredas. Sus actividades comerciales van desde la   pesca,  ganadería, agricultura,  artesanías y turismo.

Visitar la plaza principal, el  ranchón o mercado público y el malecón nos hace   querer esta tierra, cuna de hijos ilustres  como Manuel Zapata Olivella y David Sánchez Juliao; historias de amor Y desamor, de luchas y sacrificios pero también de triunfos y glorias, le han dado templanza, fuerza y vigencia en el tiempo. Su compañero permanente el Rio Sinú, verdugo y amigo es testigo de la grandeza de sus gentes, de su historia escrita con sangre y con lágrimas, no en vano en algún momento recibe el nombre de “Ciudad Antigua y señorial”.

A mis lectores de Panel Sin Fronteras les invito a enamorarse, a conocer y descubrir un edén escondido en las sabanas cordobesas.
  
Isabel Vargas Lara
isabel.vargaslara@gmail.com