miércoles, 5 de marzo de 2014

A propósito del mes de la mujer, una 'descarga personal'

Con Lidia Heller e Ileana Díaz,
Directivas de LaWoman. (2000) 
Hace unos 15 años escuché a un grupo de mujeres latinoamericanas líderes de empresa y en sus países, que se proponían hacer una Red para motivar el empoderamiento y la defensa de derechos de la mujer en los entornos laborales. Hacían una reflexión sencilla que aún recuerdo: ¿qué estamos haciendo si nuestras responsabilidades en casa las delegamos a otras como nosotras en el afán de cumplir con un proyecto laboral nuestro? ¿qué pasa con los sueños o proyectos de vida de ellas, si estamos luchando por los derechos y visibilidad de las mujeres en general?

Las mujeres en la actualidad le debemos muchas cosas al movimiento feminista. Las posibilidades que tenemos en lo formativo, lo laboral, la visibilidad y decisión en la sociedad, el reconocimiento de nuestro aporte histórico en el mundo en cualquier contexto es cada vez mayor. Las mujeres de avanzada, liderando en el conocimiento y la gestión, han dado garantía que la situación de ganancia se mantendrá a futuro. Pero ¿y cómo lo lograron? era mujeres sin hogar, sin pareja, sin hijos ? No. Eran y son mujeres que para cumplir con todo y demostrar que podían, se convirtieron en 'supermujeres' o 'superwoman'. Y eso fue lo que vimos, aprendimos y asumimos. Este es también tema de reflexión en el proceso conducido por la lucha feminista. El 'Doble rol' es la vía para llegar a donde queremos.
En entrevista para la televisión
de Ensenada, México. (2002)

Luego de unos años como madre y esposa, ejerciendo mi profesión y sin asistente en casa, pensaba: ¿cómo se puede romper el hilo que nos ata al modelo 'superwoman' ? ¿cómo seguir siendo mujeres en nuestro rol biológico, haciendo pareja sin perder los derechos ganados? Las mujeres somos seres humanos y el doble rol es agotador, o no? Desistir de atar a asistentes en el hogar para ser coherentes con el discurso feminista, tampoco es fácil porque entonces cómo estudio la maestría que quiero, cómo asisto a los eventos sociales o laborales que exige la empresa? ¿cómo llegar a un puesto de dirección y liderazgo si la exigencia horaria es mayor para el logro del objetivo? ¿qué modelo de mujer están tomando como referencia las nuevas generaciones?
Con mi familia. (2013)

La vida son las decisiones que tomamos, punto. El aprendizaje sobre el movimiento feminista y el discurso de género que he aprendido es que los patrones culturales más fuertes se pueden romper, que nada está establecido como constante si tienes la resolución de ser y hacer lo que te haga feliz, que nada es impuesto a menos que sea decisión tuya permitirlo. El paso a seguir, a mi modo de ver, es seguir escupiendo el concepto de la mujer que incluye al hombre en este cambio social sin discriminaciones mutuas. El objetivo es saber vivir en pareja, saber vivir en comunidad y el primer espacio para aprenderlo es la familia. Una familia que se forma con una pareja, con hijos e hijas, con aprendizajes diarios y propios, con dinámica y cultura propia. Los proyectos individuales se comparten, se acompañan, se luchan entre todos, pero como en toda comunidad, el bienestar de todos está por encima de la individualidad. A propósito del mes de la mujer, esta 'descarga personal' para compartir con los seguidores de Panel Sin Fronteras una apreciación sobre nosotras, sobre ellos y sobre todos.