miércoles, 13 de agosto de 2014

¿Tu hija lee desde los 10 meses de edad?

Leyendo desde los 10 meses de edad.
¿Tu hija lee desde los 10 meses de edad? me preguntaban con incredulidad y asombro cuando me atrevía a expresarlo. Pues me basta haber vivido y disfrutado la experiencia, se los confieso. Así que, mi esposo y yo, la hemos guardado como el mejor tesoro compartido. La contamos solo en ocasiones especiales. No faltó quien dijera: 'Pero ella no lee, se lo sabe de memoria!', ajá y entonces ¿qué es lo que hacemos cuando leemos sino memorizar, interpretar y relacionar signos, símbolos y sonidos? 

Por eso, ayer cuando +Criterium S.A.S trinó sobre el reconocimiento que los niños hacen de las marcas desde los 18 meses de edad y la ventaja que sacan los creativos y talentosos publicistas para capturar potenciales clientes para las empresas, me dieron la oportunidad para compartir esta experiencia, que dicho sea de paso, invito a todo padre o madre a realizarla.

Todo comenzó porque el empleo que tenía cuando mi hija era bebé ocupaba el 80% de mi día y sentía que su comunicación conmigo no era 'tal'. Recordé un método que mi madre puso en práctica conmigo para entretenerme cuando era pequeña, lo adecué a una presentación en powerpoint y en acuerdo con mi esposo, el tomaba el momento más emotivo del día y lo repetía con ella día a día. con celebración y aplausos incluidos. Esto es definitivo, porque para ella, aprender, leer y expresarse es hoy en día una felicidad. No espera evaluación ni calificación, sólo celebrar que sabe algo más. En las noches, era MI momento con ella, solo revisaba cada archivo y un día, ella misma, identificó la primera palabra y dijo : MAMÁ . Fue tal la alegría que no desmayamos en el proceso, atribuyo el éxito a la paciencia, constancia, amor y alegría de su papá. Adicional a ello, para entender hasta dónde podíamos llegar, decidimos ponerle marcas de carros en un archivo distinto, sin letras, solo símbolos. Como anécdotas tenemos las veces que caminando por el parqueadero de un supermercado ella iba mencionando una a una las marcas de los carros estacionados, o los taxistas que decían la expresión: "¡Qué niñita!" cuando las identificaba una a una en los vehículos de la vía en algún trayecto local.

Dice Agustín Madarriaga en el blog de +Criterium S.A.S "La familia ha dejado de ser jerárquica para convertirse en democrática. Así que los padres ceden y los publicistas lo saben muy bien. De hecho, según Juliet B Schor los niños están expuestos a más de cuarenta mil anuncios cada año y un bebé de 18 meses reconoce ya logotipos. Y los padres ven las compras como oportunidades de aprendizaje". Esto es muy cierto, además porque no sólo desarrollan habilidad de asociación y memoria, lectura, sino criterio y gusto. Un pequeño es una esponjita que absorbe información constante y por ello es tan vital e importante la presencia y amor de sus padres. No sería lo mismo si este ejercicio hecho con nuestra hija hubiera estado en manos de un licenciado o asistente en el hogar, por ejemplo.

Recomendado --- >;Los niños, las emociones y el consumo. Agustín Madariaga. Blog Criterium.


@aidamar