martes, 22 de marzo de 2016

Tres premisas para valorar el aporte de la mujer en tu ciudad

Seminario en Mèxico con la Red WIM,
 con Lidia Heller e Ileana Dìaz . Año 2000

Hace 15 años en el Seminario de la Red Latinoamericana de Mujeres en Gestión de Organizaciones, realizado en México, recuerdo aprendizajes importantes que se me quedaron grabados en la memoria como premisas:

1. Las mujeres nos vemos en el reflejo de otras, como si fuéramos espejos. 2. La carrera profesional de las mujeres debe planearse como un proyecto de vida, por etapas.3. El mayor obstáculo en el ascenso profesional de las mujeres, somos nosotras mismas.

La primera es básica para entender que no tenemos un patrón de liderazgo por el cual seguirnos, la historia ha sido escrita por hombres y nuestros aportes son apenas sugeridos. El tema de liderazgo con la visión de una mujer está aún esculpiéndose. Entonces, un motor de arranque y avance es : valorando y estimando en justa medida a las mujeres que nos rodean y cómo han desarrollado sus vidas. Sea para emular o para proponer cambios sustanciales, para bien de todos, para bien de las relaciones humanas. Ver nuestro reflejo en otras es un ejercicio sano y alimento espiritual.

La segunda también es importante porque la lucha feminista radicalizó la separación de la vida laboral y la personal. La única forma de salir adelante en ese derecho ganado era asì. Entonces, luego de tener el derecho, cómo avanzar en la carrera profesional y laboral plagada de obstáculos morales y sociales.  Si te casas, se acaba tu carrera; si quieres trabajar y ser exitosa, tienes que posponer tu matrimonio y si te ama, tu pareja esperará; si vas a estudiar y especializarte fuera, tu vida en pareja puede esperar; si te ofrecen un ascenso por el que has luchado, contrata a alguien para que atienda tu familia y puedas asumir el reto, y asì un sinnùmero de condiciones para ser feliz como mujeres profesionales exitosas. Entonces, planear tu vida profesional y laboral como parte del proyecto de vida, alivia tus angustias y ayuda a definir prioridades de acuerdo con cada contexto en cada etapa te hace un horizonte más claro.

La última, bastante compleja y desalentadora , pero cierto. Tanto le cuesta a una mujer exitosa llegar a posiciones de decisión y de poder, que cuando los alcanza, paradòjicamente a quién más obstáculos pone es a sus congèneres. De las premisas anteriores aprendí e hice y hago uso actualmente. 

Foto El Heraldo. Sesiòn de fotos de las mujeres del gabinete con
la alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera.
En cuanto a esta última, luego de confirmarla, debo decir que nos toca poner a cada una un grano de arena. Se necesita que nos aplaudamos más y nos critiquemos menos. Las que llegan al poder y sitios de decisión privilegiada, si lo hacen bien, hay que acompañarlas. Los contextos no siempre son fáciles, son bastante adversos por cuestiones culturales que ya conocemos. Desde Panel Sin Fronteras aplaudimos a las mujeres que logran partir la historia en dos. Tantos han sido los elogios este fin de semana para Barranquilla, que hacía bastante rato no percibìa, que es justo reconocer que han sido por el liderazgo de Elsa Noguera, la primera mujer de Colombia elegida popularmente como alcalde de una ciudad capital, por todo el equipo de mujeres en la administración que la acompañan, por aquellas que han sabido aprovechar los programas que benefician a las mujeres de nuestra  ciudad. Es una nueva historia la que tendrán que registrar los escritores y las escritoras. Si en un momento se habló de la dificultad para que los hombres de la administración distrital entendieran el valor de apoyar la visibilidad y participación de la mujer, hoy también vale aplaudirlos porque han sabido ser equipo. Respiremos con orgullo la cuota femenina en los cambios que se proyectan en la Puerta de Oro de Colombia.