lunes, 4 de julio de 2016

Tres aprendizajes sobre Formación Digital desde la comunicación

Hace dos meses, por mensaje directo de twitter, me contactó el coordinador del área de Formación Digital del Centro de Formación para Laicos de la Arquidiócesis de Barranquilla. un instituto que capacita a los fieles en la experiencia de evangelización y fortalecimiento de la fe. Su intención era conformar un equipo de formadores del área de su responsabilidad. Entre comunicaciones vía twitter, whatsapp, skype y los servicios de drive en google se definieron los detalles del programa, las temáticas, presentaciones y agenda de clases de 'Comunicación Digital' para el semestre. Fueron 3 sábados presenciales y una clase que se tradujo en la elaboración de una estrategia de comunicación digital. De esta experiencia tenemos 3 aprendizajes: 

Primer aprendizaje:

De alguna forma me siento del grupo de privilegiados que ha vivido la evolución de la comunicación digital y permanezco actualizada gracias a la conexión con mi 'nativa digital' en casa. Además porque si hay algo que nos caracteriza como hogar es que procuramos compartir los aprendizajes que vivimos como familia en relación con la comunicación y su digitalización, ha sido la mejor forma de entender e incluir la dinámica del mundo con la de nuestro núcleo sin perder nuestra esencia como seres humanos. Así que, a pesar de tener monitor asignado, llevé la propia, Gabriela Casuso. Me acompañó, ayudó y contribuyó en cada sesión con su comportamiento y sus aportes propios de su experiencia digital. Además de estar atenta al cumplimiento del horario, leer en voz alta, apoyar con el videobeam o escribir en el tablero; también compartió consejos de seguridad en redes sociales y el uso que le da a las propias con la compañía de sus padres.  "Se hace complejo entender el mundo digital si no asumes que sus ciudadanos son menores de edad y que la brecha se cierra acercándote a aprender de ellos. De esa forma abren su actitud y te hacen parte de sus vivencias".

Segundo aprendizaje

La Iglesia Católica y sus líderes han asumido que los aerópagos modernos son los espacios donde no solamente se difunde el mensaje cristiano sino también donde surgen las nuevas culturas de comunicación, razón por la que, tanto los medios de comunicación tradicionales y ahora la interacción que ofrece el mundo virtual desde las redes sociales, adquieren tanto valor y dimensión estos nuevas formas de comunicación. Para ello se hace necesario que cada fiel se convierta en 'prosumer' del magisterio de la Iglesia, la autoridad para evangelizar fue compartida desde cuando Jesús dijo : "18 Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. 19 Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden (he aquí)! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo." (Mateo 28: 16-20) . "La comunicación como proceso humano es integrador de cultura y comunidades. Para comprender y compartir los mensajes en los aerópagos modernos conviene saber que en la actualidad es tan importante integrarte al nuevo mundo como elaborar tu propio mensaje y estar atento a las respuestas de quienes actúan como receptores".

Tercer aprendizaje:

En clases de Comunicación Digital,
Centro Formación para Laicos
El trabajo final consistió en elaborar una estrategia, luego de repasar conceptos básicos de comunicación y las nuevas tendencias mundiales, orientada a usar las redes sociales y la relación 1.0. "Profesora, usted qué cree que va a pasar con el mundo y las redes sociales, ya todo se salió de control!" insistía uno de los estudiantes en clases y haciendo énfasis en los comportamientos de la juventud que usa las redes para propiciar actos de violencia. Todo no se ha salido de control mientras alguien haga parte de una comunidad fuerte que pretenda acompañar y reorientar el mundo virtual. Estos espacios virtuales, favorables para la comunicación de masas y a distancia, han sido creados por los seres humanos y es nuestra tarea humanizarlos cada instante, es tarea diaria. Pensar en términos de qué, cuándo, quiénes, dónde, recursos, responsables y resultados esperados es el primer paso para darle un objetivo a nuestra presencia, actos e imagen en redes sociales. "Las redes sociales son un instrumento poderoso para la construcción y también para la destrucción, es el propósito humano el que hace la diferencia. Comunicar es un acto de comprensión y reconocimiento del otro o los otros."

Al final, no solamente fui yo la que sentí gozo como profesional de la comunicación apasionada por lo digital por la respuesta del grupo de estudiantes, fue un gozo de los Casuso Hernández porque al finalizar cada clase, cuando nos encontrábamos con papá, Gabriela contaba lo que había expuesto y mamá reafirmaba la misión de comunicar como familia.

-------------