viernes, 5 de agosto de 2016

Reflexiones sobre los Manuales de Convivencia escolar y el enfoque de género

Antes de exponer mi opinión debo ser clara en mi respeto y valoración por quienes leen y siguen Panel Sin Fronteras, que hasta donde hemos podido percibir desde el 2009 es una audiencia bastante diversa en cuanto a límites geográficos, cronológicos y digitales. 

En Colombia, luego que un joven de 16 años se quitara la vida a causa de ser víctima de discriminación sexual en el colegio, una orden de la Corte Constitucional hizo que el Ministerio de Educación revisara las normas internas de los centros educativos. La exigencia con las disposiciones de la Ley de Convivencia Escolar 1620 de 2013 aprobada en el Congreso para crear un sistema nacional único de convivencia y formación para el ejercicio de los Derechos Humanos en las instituciones de educación oficiales, y  la carencia que se ha encontrado en los Manuales sobre respeto por las diferencias son hoy el motivo por el que hoy el Ministerio de Educación está en medio de una controversia. 

El Ministerio de Educación dice que los colegios deben hacer la revisión anual de los Manuales de Convivencia, con la intervención de la comunidad educativa basada en la Constitución y las leyes. Si hay reclamación vía Corte Constitucional, la institución educativa debe responder. Con la intervención de la congresista Angela Hernández haciendo el llamado a las situaciones que se pueden presentar, ha quedado en el imaginario nacional que el 'texto base de acuerdos y conciliaciones' en los colegios está caminando sobre delgados hilos y podría llegar a permitirse que la existencia de baños para la comunidad LGBTI en colegios y  que los estudiantes utilicen el uniforme con el que mejor se sientan, sin importar el sexo.Los medios de comunicación titulan ¿Colegios para homosexuales y colegios para heterosexuales? , ¿Está de acuerdo con los baños mixtos en colegios? .   El común de la gente saca conclusiones y se hace preguntas que desvían la atención del tema central, El respeto y valoración del prójimo .

Esto ha dado pie para que analicemos varios puntos en relación con la diversidad y el aprendizaje que deja el movimiento feminista a las luchas que emprenden las minorías:

1. Se habla de la ideología de género y parece ser inherente que los programas de mujeres sean asociados a los de la comunidad LGBTI. En mi opinión, la lucha LGBTI no debe confundirse con el enfoque de género enarbolado por el movimiento feminista a favor de los derechos de las mujeres como población vulnerable màs no minoritaria. Apenas se logra visibilidad y sus resultados han sido luego de más de 200 años. La condición de vulnerabilidad de la mujer está bajo las dimensiones de derechos a la formación académica, laboral y participación política, a razón de los paradigmas CULTURALES.

2. Las DECISIONES individuales sobre la sexualidad y como vivirla, que ponen a la comunidad LGTBI en situación vulnerable, es una lucha por el derecho a DECIDIR diferente que apenas empieza. En relación con los Manuales de Convivencia Escolar, considero que el enfoque debe estar bien delineado el RESPETO y VALORACION POR EL PROJIMO, el que merecemos todos los seres humanos. Lo que hay que trabajar en la escuela es el respeto a la diversidad y a las decisiones de las individualidades, bajo el respeto de las normas de la institución a la que se pertenece. Al mismo tiempo cuidar que esas normas no sean discriminatorias. Finalmente, si yo decido mi sexualidad, también decido la institución a la que quiero pertenecer, pero debo respeto a las normas de esa institución.

3. Uno siempre hablará y opinará en razón de sus experiencias y sus intereses, poner de acuerdo a una colectividad sobre el 'deber ser' es complejo y agotador. En estos momentos pienso en mi hija y considero que sus decisiones las acompañaré siempre con lo que pasa en su escuela y su entorno. Con toda la autoridad del caso, como madre, les digo que en la etapa de niñez hay un gran porcentaje que se aprende por imitación y otra información por genética, finalmente cada uno toma decisiones de vida que solo competen a la persona y a quienes le rodean y le quieren. Pensar que la ideología de género hace parte de los Manuales de Convivencia Escolar o que se deba impartir, creo que se sale de las prioridades de vida. Los niños y niñas son primero, las decisiones que se toman en la adultez van en segundo lugar porque ellos son primero y hay que esperar que vivan su crecimiento hasta manifestar su individualidad en todas las dimensiones.

Lo fundamental es explorar, analizar y crear situaciones que permitan comprender cómo comunicamos el respeto y valoración por la diversidad: en el hogar, en la escuela, en el entorno que nos rodea. Compartirlo, hacerlo común y entender al que piensa diferente y no caer en la discriminación del que no acepta al que decide o piensa diferente. Ese es un aprendizaje que el movimiento feminista nos ha dejado. En un principio la radicalidad fue necesaria para hacerse escuchar, pero con el paso de los años y luego de entender que el feminismo no es lo mismo que homosexualidad, se ha comprendido que la inclusión del hombre es importante para avanzar en los propósitos de los derechos. El enfoque de género tiene un propósito de convergencia y entendimiento, de unión. La ideología de género provoca reacciones contrarias. Toda búsqueda de visibilidad y derechos de las minorías debe estar diseñada sobre bases de comprensión y no imposición, es otro aprendizaje que deja el movimiento feminista pues el impacto en la cultura es complejo y exige pensar en futuro, no en presente o a favor de "mi hoy" o "mi ahora". Finalmente en relación con el siglo pasado encuentran un contexto abonado por una población vulnerable (las mujeres), un contexto con los oídos abiertos y despiertos. En mi opinión, el tema del RESPETO AL PRÓJIMO no tiene ninguna condición biológica ni decisión sexual y no tiene que generar enfrentamientos, por eso es preferible pensar en términos de 'enfoque de género'.