lunes, 12 de septiembre de 2016

3 ventajas de monitorear en comunicación estratégica

La evolución de la comunicación organizacional en las empresas va unida a la dinámica de los públicos, pero también a los canales que son utilizados. En este sentido, la sistematización  y las nuevas tecnologías permiten que el proceso comunicativo sea cada vez más eficiente y efectivo en el ambiente gerencial, así como inmediato y exigente. Esa es una de las razones para que la comunicación sea valorada cada vez más como un activo intangible que genera reputación corporativa para el buen nombre y sello de la marca. La forma como estos se hacen visible e importantes es a través de los registros o publicaciones en medios tradicionales y medios sociales.

Entre las rutinas de una oficina de comunicación está la revisión, recorte y archivo de prensa. Esa es una actividad diaria que depende de las acciones de la empresa en relación con la proyección a la comunidad y si son de interés o impacto local, regional o nacional. Dejar de hacerlo un día es acumular gran cantidad de trabajo. Es de gran responsabilidad también, pues solo el criterio y visión periodística permite identificar información útil para la empresa, sus públicos y su entorno. Tener el registro organizado permite acudir a ellos en cualquier momento y ser usado para informes. Sin embargo hay un uso que se deja de lado y no hay duda que la mayor beneficiada es la marca y la comunicación de la organización con sus clientes. Monitorear y analizar lo publicado en medios tradicionales y sociales hoy día es una ventaja competitiva y un factor diferenciador por las siguientes razones:

1. Se realiza 'Captura de pantalla' de la reputación en tiempo real: Esa fotografía del momento con todo lo que se dice de la organización o empresa y sus voceros, facilita un análisis en tiempo real de la reputación y la oportuna toma de decisiones en la estrategia comunicativa. En muchas ocasiones el mensaje estructurado no es decodificado como se espera y se hace necesario tomar correctivos.

2. Se mantiene 'Luz larga' en el camino de la estrategia:
El trabajo diario y operativo consume tiempo. Se tiende a aplazar el informe para el final de la semana o del mes, en algunos casos. Pero cada vez la cantidad de información y comunicación es mayor, entonces se caen en el 'cuando se puede'. En la gestión y gerencia de la comunicación empresarial es necesario que un equipo, apoyado en una plataforma, se encargue de hacer seguimiento y monitoreo de su marca porque así las luces largas estarán siempre encendidas para mejor visibilidad de la estrategia de comunicación. No es solo el recorte de prensa para el archivo, es entender cómo a través de los medios tradicionales y sociales es presentada la empresa.

3. Atención oportuna de situaciones de crisis
Ante noticias de impacto y según sea el tono, las organizaciones necesitan estructurar un plan de crisis y acciones de inmediatas. En la medida que se reduzca el tiempo de reacción y se haga de manera acertada y oportuna, en esa misma medida se reduce el tono negativo de la situación que generó la crisis. La viralidad en los medios sociales y el carácter sin fronteras de los medios online son los que marcan la dinámica de la información y en consecuencia, la percepción de la audiencia. Tener de primera mano lo que se dice, es garantía de una reacción acertada.

Monitorear es tener los oídos atentos y comprender el mensaje que viene de regreso en el proceso de comunicación que toda marca o empresa desarrolla con sus audiencias, es el momento de retroalimentación que el comunicador utiliza para mejorar su trabajo y el de la empresa. Un momento que dura 24/7 , por eso : Escuchar es clave en la comunicación organizacional.