viernes, 23 de diciembre de 2016

De cartas al Niño Dios y Novenas de navidad


La carta al Niño Dios y las Novenas de Navidad son una experiencia individual para todo cristiano, una forma de celebrar desde niños, y en familia, la presencia 'humanada' y tierna de Dios entre nosotros. Es también la forma como recordamos la enseñanza de roles familiares como la contemplación. la protección, el acompañamiento, el compartir y el amor que debe existir en todo hogar.

Cuando empieza el reto de la carta al niño Dios, los padres y madres que se lo toman en serio tanto como sus hijos, inician el protagónico de una película como la de Arnold Swazzeneger en "El regalo prometido". En mi caso por ejemplo, desde que mi hija tiene 3 años de edad, hicimos una bota de navidad donde ella, al principio con garabatos y luego con toda conciencia, ha depositado sus deseos y regalos esperados para la noche de navidad. La imagen de la bota tiene el diseño que con sus trazos hizo en papel, que luego trasladé con tela y bordado a lo confeccionado. Esto que tan solo significa comprar juguetes para su diversión y llenar expectativas se convierte en una gran oportunidad para la crianza y la formación. Veamos cómo:

  1. Hacer la bota juntas le ha dado un sentido de pertenencia con la fecha. Todos sus regalos espirituales y reales depositados ahí son anhelos que salen de su corazón. Algunos casi imposibles y otros no tanto. Sin embargo siempre ha escrito lo que ha querido y se le ha dado ajustado a la circunstancias, sin asomo de decepción y con muestras de agradecimiento. Esto en mi caso, ustedes pueden realizar otra experiencia y compartirla con nosotros en los comentarios de este post.
  2. La Televisión contribuye a mezclar culturas y personajes, pero hay un hilo conductor, la época sugiere : alegría, familia, decoración, unión y la sensación que 'todo se puede'. Al principio, considero casi normal que escriban a Papá Noel, creo que es más sencillo para el desarrollo de ellos la percepción y relación del color rojo y blanco, la personificación de un abuelo que habla y se ríe con alegría que trae regalos en una noche que saben ES especial. Con el pasar del tiempo la misma televisión ayuda a que el personaje ya no sea tan real por eso de "un trineo volador", tal vez. Lo cierto es que queda sembrado un sentimiento que solo padres y la familia pueden reforzar, con el ejemplo. Es el momento de compartir la historia del Niño de Belén y todo lo que hizo su familia por el bienestar de la humanidad. Es como si de forma natural se abriera el camino para compartir con plena conciencia la novena de navidad, sus gozos e intenciones, el camino para orar por y en familia, no solo en la casa de la vecina "tal" porque allá dan merienda y regalos.
  3. Escribir lo que se desea es planear, planear diseñar algo para ti o tu vida. En la infancia los regalos de navidad se relacionan con juguetes principalmente porque de eso se trata la infancia. La niñez es para jugar, para realizar un 'microteatro' de aquello que quieres ser o de cómo te quieres ver. El juego de los niños permite que los adultos conozcamos más de ellos y de la tarea que tenemos al acompañarlos. Hace poco caí en cuenta de algo muy valioso. La 'cocinita' no forma pequeñas "amas de casa", también pequeñas empresarias de cocinas o una chef famosa e innovadora en la cocina. Entonces lo cultural y lo espiritual están en permanente formación, cambio y construcción.
Aclaro que estas reflexiones son a partir de la experiencia personal, no a todas las madres y padres nos tocan las mismas circunstancias, no es necesario calificar si lo hago bien o mal, o si por el contrario tu lo haces bien o mal. Consideremos como lo más importante ser conscientes como adultos que estamos ante una gran oportunidad de vida que es mejor no delegar. La familia de Belén y sus vicisitudes previas al nacimiento de Jesús son reflejo que todo lo realizado en nuestro hogar vale la pena por lo hijos y que la llegada de un nuevo miembro al hogar siempre será como la luz que Dios nos encomienda para guiarnos en el proyecto colectivo como familia. 

De corazón! Feliz Navidad a todos los lectores de Panel Sin Fronteras.