sábado, 24 de junio de 2017

¿Cómo el emprender empodera a la mujer latinoamericana?

Mujeres barranquilleras recibieron grado en peluquería,
 luego de prepararse  y formarse con el estilista Jorge Centeno.
También cursaron confección, repostería, maquillaje,
peluquería, cocina, entre otros, 
La Alcaldìa de Barranquilla y sus programas de empoderamiento a la mujer liderados por la Primera Dama del Distrito compartieron que han llegado a formar a 3.000 mujeres para emprender su propio negocio. Este hecho esta una oportunidad para compartirles que "emprender" no surte el mismo efecto en las mujeres que "emplear", aunque con los dos se logre la obtención o generación de ingresos. El impacto mayor y asociado al empoderamiento es cuando estamos de frente al emprendimiento. Toda la información de este programa, su gestión y resultados han sido compartidos vía facebook, convirtiéndose la cuenta de la primera Dama del Distrito en una herramienta efectiva para escuchar.

Asì mismo, los esfuerzos de la Red Latinoamericana de Mujeres en Gestión de Organizaciones  desde hace más de 10 años y los de Claudia Calvin con la red màs grande de blogueras en Amèrica Latina, Mujeres Construyendo, por ejemplo, están relacionados con emprendimiento y entrega de conocimiento en herramientas digitales para empoderar sin fronteras. Si bien, estas organizaciones no hacen periodismo digital, lo cierto es que vienen sembrando el liderazgo de las mujeres y su voz en el entorno virtual, Este año se suma una estadìstica motivadora para las mujeres y compartida por la organización SembraMedia sobre el aporte de la mujer al periodismo digital desde Latinoamérica: "Más del 50% de los medios digitales en América Latina son liderados por mujeres" . Esta fue una conclusión presentada por directivos de SembraMedia en el 10º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital luego de una investigación en 100 medios digitales latinoamericanos ubicados en Argentina, Brasil, Colombia y México. Su enfoque se centró en cinco áreas de operación: valor único, alcance, impacto, innovación, equipos de trabajo y financiación. Sin dejar de valorar entre tantos otros hallazgos, a favor de la reflexión del futuro del periodismo, que 62 medios digitales fueron fundados al menos por una mujer.

La única forma de plantear nuevos caminos, visión y formas de hacer es tomando parte activa y liderando procesos, emprendiendo y empoderando. Ahora se está hablando de una incubadora de mujeres periodistas, comunicadoras, programadoras y diseñadoras en los medios latinoamericanos promovida por "Chicas Poderosas", un movimiento global que comenzó en 2013 para empoderar a mujeres en el área de tecnología en medios de comunicación digitales de América Latina y hoy dìa tienen presencia en 11 países de la región. "Queremos formar a más mujeres emprendedoras y motivadas a cambiar el panorama general con ideas de colaboración, innovación y liderazgo en lo digital”, dice Marina Santos cuando habla de la Incubadora de Medios Digitales liderada por mujeres. Van a iniciar en tres ciudades de Brasil con talleres, los hombres podrán participar haciendo parte del equipo, pero las mujeres deben llevar la batuta.

Concluimos con varias reflexiones, relacionadas con cómo el emprendimiento empodera a la mujer latinoamericana, a partir de casos como los que compartimos en esta publicación de hoy en Panel Sin Fronteras:
  • La mujer no se empodera con el empleo de la misma forma como cuando emprende. En el caso de las emprendedoras barranquilleras, más allá de la generación de ingresos estarán fortaleciendo sus capacidades de liderazgo en la familia y en la sociedad. En el de las emprendedoras en medios digitales, muy seguramente registrarán estos hechos no sólo desde la perspectiva o dinámica económica sino también los ejemplos de vida que terminan siendo inspiración de otras historias. No es menos cierto que si quedan en manos de un editor o redactor hombre, su visión y experiencia de vida puede limitar la dimensión y proyección de resultados viendo estos programas de emprendimiento solo como formas de generación de ingresos familiar.

“Soy madre cabeza de hogar  y con esto puedo ayudarme económicamente para sostener a mi hija, tengo las ganas y la fuerza para salir adelante”, 

 Jennifer González, residente en el barrio Centro.

  • El triunfo personal de una mujer, liderando desde un empleo no lo es todo cuando empieza su proyecto familiar. La sobrecarga de estrés ha esculpido una generaciòn de mujeres maravillas y no es caricatura ni película de ficción. Las actuales garantías para la mujer aùn no son suficientes y por eso emprender es la vía para empoderar. No podemos ser ciegos frente al hecho que hemos asumido con resignación el "doble rol" y la "decisión" de la vida o carrera laboral frente a la personal y los hijos como un karma. Pero podemos ver que existen sociedades en el mundo que están en permanente búsqueda del bienestar familiar hablando abiertamente de los tiempos de la licencia de maternidad, por ejemplo, como prioridad en la crianza de los infantes y la salud de los padres. Y mientras se sigue en la lucha, emprender es el mejor camino, en especial cuando los gobiernos y las organizaciones innovadoras promueven programas de formación y medios para hacerlo.

“Creo que es una gran señal y una gran piedra angular para que tengamos más modelos a seguir y más casos de éxito en las redes que se pueden apoyar. Chicas funciona por colaboración, espíritu de equipo y mentoría, así que esperamos que las mujeres emprendedoras de la región puedan tener más apoyo y así volar más alto” Mariana Santos, Chicas Poderosas.

  • Cuando uno emprende no se emplea, uno lidera lo propio y eso Empodera. La mujer que estudia, planea carrera y se empodera. La mujer que logra un buen empleo y ascensos, planea carrera y se empodera. Lidera! Pero cuando aterriza en sus aspiraciones personales, no podemos tapar el sol con las manos. La dinámica cambia y todo parece ir en càmara lenta y con mayores obstáculos. El espíritu de un emprendedor forma un ser humano proactivo, asertivo, resilente y de un autoestima fuerte, todas las características necesarias para que el género femenino asuma su vida, con retos y decisiones sin miedos ni culpas ni adversidad que lo detenga.