jueves, 1 de junio de 2017

Para cambiar la historia, invierte en su comienzo

El fin de semana capturó mi atención un documental titulado "El Comienzo de la Vida" que está programado en el canal Netflix, pero que fue estrenado hace un año, para esta època, como respuesta al papel crucial de los primeros años de vida de los niños a la hora de determinar su desarrollo futuro. Pero hoy, primero de junio de 2017, cuando celebramos el Día Internacional del Niño y la Niña, la organización "Save Of Children" da a conocer los resultados del informe "En Deuda con a la Niñez" y nos quedamos con las conclusiones que sitúan a Colombia como:
  • El cuarto país del mundo donde se asesinan más niños y niñas. El informe indica que diariamente son asesinados 200 niños y niñas en el mundo y 2 mueren en Colombia.
  •  De 172 países, Colombia ocupa el puesto 118 de los que menos respetan los derechos de la niñez, por debajo de Ruanda, La India, Estados Palestinos o Ghana.
  •  Colombia ocupa el 5° lugar entre los países del mundo donde la niñez sufre más el conflicto, por encima de Afganistán, Iraq, Yemen, Sudán y Eritrea.
Frente a un panorama tan desolador como este, así mismo pensando la incertidumbre y crisis de valores en la sociedad, la primera reflexión nos conduce nuevamente justo al umbral del seno familiar. La familia, como núcleo, donde se gesta el bienestar de una comunidad pequeña y luego se ve reflejada en el entorno más cercano. Entonces una tormenta de cuestionamientos surge en todas direcciones, con vientos cuya velocidad aumenta hasta formar un huracán de responsabilidades y su centro es el silencio de cada ser humano. Y en ese espacio y tiempo de cero ruido surgen las prioridades. Esa es la razón por la cual los líderes, que realmente están pensando en términos de futuro, siembran en el presente semillas de bienestar justo donde florecerá la humanidad y dará sus mejores frutos, todo aquello que sea para bien de la niñez y su entorno más cercano. Y aunque la tierra parezca no apta y el clima adverso como presenta este informe 2017 de Save Of Children, la cosecha hablará. 

Cuando alguien decide cultivar o sembrar, no siempre tiene las condiciones. La naturaleza y el tiempo darán la respuesta a los esfuerzos. Esas adversidades previstas y que todo aquel que trabaja la tierra conoce, no son motivos de desánimo, sólo son factores que hacen parte del calendario que estamos dispuestos a cambiar. ¿Cómo ser indiferentes a hechos que nutren la tierra de nuestros hijos e hijas, frente a la carga tan pesada de vivir en uno de los países del planeta con mayor riesgo de morir? ¿Còmo no aplaudir y acompañar a aquellos que lideran con entusiasmo cada acción y obra a favor del bienestar de nuestras familias y de las que esperamos nuestra descendencia también goce? 

Parque Electrificadora, Barranquilla. 2017. 
No hay mejor que inversión de vida que donde ella se gesta, tal y como lo expresa la producción de 90 minutos de Estela Rener. Cierro esta reflexión y este post, un poco más motivada cuando el alcalde local, Alejandro Char, abre oficialmente al público 610 metros cuadrados, de 21.238 metros cuadrados del Parque La Electrificadora, atendiendo una solicitud de Apadeu, la Asociación de Padres de Niños Especiales Unidos por Colombia, capítulo Atlántico, con la cual la Alcaldía de Barranquilla pone al servicio de niños con algún tipo de discapacidad un área destinada para su recreación. Esas son semillas de vida, semillas de fe e inclusión para cambiar la historia, justo en su comienzo.