https://www.youtube.com/channel/UCC8U_Qo3XSnexIHpUNWv0IQ?view_as=subscriber

viernes, 6 de marzo de 2020

Un día sin nosotras: ¿por qué paramos las mujeres?

El 8 de marzo es el Día Internacional de la mujer, que estamos acostumbrados a celebrar pero en realidad es una conmemoración. En los entornos laborales se hace un agasajo, se regala una flor o tarjeta con un bello mensaje y el propósito de esta fecha en realidad es de reflexión, para mujeres y hombres, para las nuevas generaciones. Aunque se ha ganado visibilidad, espacios que antes era solo reservados para hombres y derechos que otorgan igualdad a las mujeres, aún los estereotipos continúan y las inequidades subsisten al mismo nivel de violencia de género. Esa es la razón para que posterior a la fecha especial, sigamos al día siguiente con una acción que obligue a pensar sobre el valor de la existencia y vida de las mujeres en todos los ambientes.

Resultado de imagen para Vigdis Finnbogadottir
"Paralizó el país por completo y abrió
los ojos de muchos hombres". 
Vigdis Finnbogadottir
Vigdis Finnbogadottir, madre soltera divorciada, ganó las elecciones presidenciales de Islandia en 1980 y ella reconoce que solo fue posible después de la gran huelga que hicieron en 1975 con la que obligaron a pensar en términos de equidad a todo el país. A partir de esa década las generaciones siguientes cambiaron sus estereotipos de liderazgo y es totalmente natural que una mujer compita en igualdad de condiciones por la presidencia del país, como también extraño que en otras naciones del planeta solo lleguen mujeres.  "El Día Libre de las Mujeres"- que cambió la percepción sobre las mujeres en el país y ayudó a situarlo a la vanguardia de la lucha feminista. "El Día Libre de las Mujeres" fue el hecho que cambió la percepción sobre las mujeres y lo ubicó  a la vanguardia de la lucha por la equidad. Pero ¿qué sucedió exactamente ese día? las empresas, las fábricas, las tiendas, las escuelas y las guarderías tuvieron que cerrar porque todas las mujeres se fueron a la marcha, no hubo otra opción para los hombres que asumir llevar los hijos a la oficina para no abandonar su puesto de trabajo. Para los hombres islandeses fue un "viernes largo", es más "los locutores leían las noticias en la radio. Era bueno escucharlos, pues sabíamos que los hombres tenían que estar a cargo ese día. Cuando los presentadores de radio llamaban a los hogares de zonas remotas del país, en un intento de averiguar cuántas mujeres se estaban tomando el día libre, quienes atendían el teléfono eran, la mayoría de las veces, los maridos que se habían quedado en la casa cuidando a los niños.", recuerda Vigdis en una entrevista para la BBC de Londres.

Ese hecho en Islandia hace 45 años fue contundente para el cambio de pensamiento y la evidencia fue desde la elección de una mujer para la presidencia que duró un período de 16 años. Sin embargo, aún no sucede algo parecido en América Latina aunque hayamos tenido representación en la presidencia de algunos países, la situación de inseguridad y violencia es una constante. La iniciativa es mexicana y se ha viralizado gracias a las redes de organizaciones feministas y su presencia en el entorno digital. Hay mucha expectativa por este Paro Nacional que convoca a protestar contra la situación de inseguridad y violencia de género, justo un día después de conmemorar el Día Internacional de la Mujer. La invitación es a que ninguna mujer realice las actividades diarias tales de ir a llevar a los niños a la escuela, presentarse al trabajo, consumir artículos de cualquier tipo, salir a las calles, y hasta no actuar ni publicar en redes sociales. Literalmente, desaparecer voluntariamente para llevar a la reflexión por un día a los hombres,  las familias, las instituciones, al Estado.

El Paro lo hacemos realidad para América Latina acompañando la iniciativa mexicana, porque lo que ellas viven no difiere mucho de lo que vivimos en nuestros países natales. No será de características violentas, porque ese el mensaje es acciones significativas que lleven a la recordación, al cambio de pensamiento, a ponerse en el lugar de nosotras y buscar salidas de equidad para todos los niveles, desde el mismo ambiente familiar, hasta empresarial, político, social, cultural, deportivo, económico.

Desde Panel Sin Fronteras y las redes sociales de nuestra editora Aida Hernández hemos promovido el mensaje directo hacia los hombres, ¿qué harán los hombres durante un día sin nosotras? La generalidad es tomar estos mensajes a broma o a situaciones imposibles de ser realidad, pero qué pasaría su de verdad nos unimos y tomamos la decisión de parar. Comencemos por la dinámica en el hogar, vamos a ayudarles a pensar: 

"No vino la asistente de mamá en la casa, mamá no hará nada, no llevará los niños a la escuela, tampoco irá a trabajar. ¡No está! ¿quién hará la comida y el aseo? ¿quién lavará los platos o servirá la mesa? ¿quién ayudará con las tareas del colegio? Pero, oh! la maestra no fue a la escuela, regresaron a los niños, cómo hacer si no los puedo dejar en la casa solos. No los puedo llevar a la oficina. Y llegamos a la oficina y no está la secretaria, ni la señora del aseo, ni la jefe de sección, ni ninguna mujer que me los atienda mientras  cumplo con las reuniones programadas. El 9 será solo un día, pero largo y pesado que te obligará a pensar que ELLAS son valiosas y hay que generar oportunidades en equidad y escucharlas lejos de los sesgos inconscientes de género que tanto atan nuestro crecimiento como humanos".

¿Cómo participar del ¨Paro Un Día Sin Nosotras?

UNO: Decide voluntariamente cómo hacerlo: Si hay algo que ha distinguido al movimiento femenino es la lucha por el respeto a la decisión, la libertad de decidir. Si decides seguir con tus obligaciones no estás en contra del movimiento, pero muestra tu apoyo desde tu trinchera. Toma todas las precauciones para que esta decisión te lleve a la felicidad de participar y no a un problema posterior. Es para generar reflexión, no violencia ni problemas.

DOS: Viste una prenda o accesorio de color morado, no importa si eres hombre o mujer, el rechazo a la violencia no tiene género.


TRES: La ausencia de mujeres el 9 de marzo no implica división. Si de tu equipo de trabajo alguna mujer decidió unirse al movimiento y existe la manera de ayudar con sus pendientes, ¡hazlo!La comprensión es parte de la reflexión desde el verdadero argumento y la libre expresión que nos hace humanos. ELLAS, NOSOTRAS ¡te lo agradecerán, TE LO AGRADECEREMOS!

CUATRO: Escucha a quien haya sido víctima de violencia, oriéntale y ayúdala a tomar acción. No sólo por el 9 de marzo, por cada día del año.

CINCO: ¿Cómo sería el mundo sin mujeres participando en las redes sociales? Puedes hacer un alto en tu actividad personal. Y los hombres pueden abstenerse de hacer memes o burla de este Paro y mucho menos compartir.

De acuerdo con lo que decidas, planea y anticípate a todo lo que pueda pasar ese día dejando todo en orden, la intención es que no se genere caos para que ese tiempo se dedique a la reflexión sobre las situaciones de violencia e inequidad que tanto afectan la vida no solo de nosotras, de todos en la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario