miércoles, 25 de agosto de 2010

El cambio es necesario, el cambio es bueno!

Un experto sobre el tema de Cambio Organizacional define el concepto como "transformación que implica no sólo una modificación interna, sino también un reajuste con el entorno exterior, que también se está transformando". Desde que nacemos vivimos constantemente una adaptación a situaciones nuevas y es así también como aprendemos y crecemos. No nos desprendemos de esa dinámica nunca, sin embargo los seres humanos estamos siempre en búsqueda de la estabilidad, la reducción de la incertidumbre. La naturaleza y la vida son sabias, el cambio es necesario.

Uno de estos dias, agradeciendo a Dios y a la vida todo lo que he obtenido y logrado como mujer, busqué en youtube el poema de Violeta Parra cantado por Mercedes Sosa, Gracias a la vida. En un flashback regresé a mis sueños de niñez, juventud y adultez,todas etapas distintas  y yo también. Cambiaron mi actitud, mis expectativas, mis metas y mis prioridades. Deslicé mis ojos hacia la izquierda y mientras escuchaba : "Gracias a la vida, que me ha dado tanto, me ha dió dos luceros que cuando los abro, perfecto distingo lo negro del blanco"...vi sugerido "Cambia, todo cambia" otro poema chileno en la voz de Mercedes Sosa: "Cambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo..".

En la vida, se lucha para no ser un "corcho arrastrado por las olas" y una manera de seguir siendo uno mismo es identificar las ventajas de ese constante movimiento a favor de quiénes somos realmente. Los temores son limitaciones mentales que amarran los sueños que pueden cristalizarse. Se han visto la película "Buscando a Nemo"? Con mi hija me la he visto a veces más de 7 veces en el día. Marlin, el padre de Nemo, lo sobreprotege de los peligros del océano; mientras Nemo en la anémona sueña descubrir el océano a través de su padre. El encuentro de los dos se da solo si cada uno supera sus limitaciones y en ese recorrido lo importante no es saberlo todo, sino cómo enfrentar cada situación. Es imposible dejar de decirles lo mucho que me gusta la escena de Marlin y Doris agarrados de las papilas de la lengua de una ballena. Preso del temor a lo incierto, Marlin se abandona en la decisión de Doris de dejarse llevar por la intuición y al final se ven en la cúpula del chorro del agua que expulsa la ballena por su espiráculo. Vuelven al océano, llegan a su destino y logran el objetivo. Cuántas veces nos aferramos a las papilas de la lengua de una ballena, pensando en que nos irá mejor aguantando para que no nos devore la situación y realmente lo que sucede es que regresamos al océano de los cambios y encontramos el rumbo nuevamente.

Así también lo presenta la conocida película de Disney en El Rey León cuando el pequeño Simba teme dejar la traquilidad en compañía de sus amigos Timón y Pumba, para regresar a tomar las riendas del reino que le dejó su padre. El diálogo entre el amigo Rafiki y Simba se da así:

Rafiki: ¿Qué fue eso? ¡El clima! ¡Muy raro!

Simba: Si... se sienten vientos de cambio...
Rafiki: Oh, el cambio es bueno.
Simba: Si, pero asusta (pausa) Se lo que tengo que hacer, pero para eso debo enfrentarme a mi pasado... y he estado huyendo de el desde hace mucho tiempo... (Rafiki le pega con su baston) ¡Auch! ¿¡Porqué hiciste eso!?
Rafiki: ¿Qué importa? ¡Está en el pasado!
Simba: (Sobándose la cabeza) Si, pero me dolió.
Rafiki: Oh, si... el pasado puede doler, pero como yo lo veo puedes o huir de él o, aprender de él (Rafiki trata de pegarle de nuevo a Simba, pero este esquiva el golpe) ¡Ja, ja! ¿Y ahora que vas a hacer?
Simba: Primero, te quito el bastón (le quita su bastón y lo arroja lejos)
Rafiki: ¡No, no mi bastón! (Ve que Simba se va) ¿A donde vas?
Simba: ¡Voy a volver a casa!
Rafiki: ¡Eso, corre!
 
Vamos no temas, el cambio es necesario, el cambio es bueno!


Aida Hérnández Rúa