martes, 25 de septiembre de 2012

Pasteles costeños, deliciosa tradición

Recientemente escuché sobre la politica pública del Ministerio de Cultura de salvaguardar la diversidad y riqueza  de los conocimientos, prácticas y productos base de comidas tipicos colombianos, como el maiz , la yuca, la papa,  el achiote y el arroz, entre otros. Esto conlleva al reconocimiento de la  variedad de platos de cada región: la bandeja paisa, el sancocho, la arepa, que hacen parte de  ese tesoro delicioso de olores y sabores de la cocina Colombiana  que debemos cuidar y dar a conocer a nivel nacional e internacional. 
Importante que estas tradiciones culinarias y alimenticias se protejan como patrimonio cultural, así las nuevas generaciones, mantendrán vivas esas recetas que por años han hecho parte de la costumbres de nuestros pueblos. Las recetas de las abuelas, podrian desaparecer si nos apegamos a los modelos internacionales culinarios. 
A mi memoria vino entonces el delicioso pastel de gallina y cerdo (envuelto de arroz con carnes) que  se degustaba en las epocas decembrinas o algún evento especial de la familia  hechos por las manos de mi abuela Fausta, quien le dedicaba muchas horas de labor. La noche anterior adobaba y cocinaba con  verduras  las carnes de gallina o pavo y el cerdo, el tocino del cerdo, que según ella  era lo que le daba el gusto al pastel,…era todo un ritual ver el preámbulo de su preparacion, lavar y quebrantar las hojas de bijao, madrugaba muy temprano a seguir con su labor, mezclaba arroz,  aceite con achiote ( que era el que daba el color) y sal para ponerlo unas horas al sol, por otro lado  picaba en finas rodajas papa, zanahoria, colocando en varias tazas cada ingredientes y asi proceder a armar sus pasteles, que los amarraba con pita de saco.
Ella siempre tenía bollo de yuca para acompañar los pasteles. No he probado pasteles iguales desde que murió, pero con certeza puedo decir, los pasteles de mi abuela eran lo mejor.

Isabel Vargas Lara
isabel.vargaslara@gmail.com