jueves, 30 de junio de 2016

¿Transformación de la política en América Latina y el Caribe con la participación de la mujer?

Ayer compartía en sus redes sociales una amiga periodista, Honoria Montes, vinculada a +EL TIEMPO que la revista Carrusel estaría dedicada por completo a Barranquilla. Lo hacía con tanta emoción que no dudé deleitarme hoy con la publicación. No se equivocó en su apreciación, pero me detuve en el reportaje de Elsa Noguera De La Espriella, hoy ministra de Vivienda y ex-alcaldesa de Barranquilla porque su historia de vida es una mezcla interesante para cambiar modelos mentales y sociales relacionados con la discapacidad y la mujer, con lo que conocemos población vulnerable. Sin embargo la mañana parece estar tocada por los amigos y William Guerrero me compartió un trino de +EL TIEMPO relacionado con un post del Blog Ideas que Cuentan, del Banco Interamericano de Desarrollo, titulado: ¿Puede la mujer transformar la política?

No es casualidad el impacto que Elsa Noguera ha causado con su trayectoria en la política y la función pública. Es más, no hay registro de prensa que no la relacione con los términos 'transparencia y eficacia" y según el post del blog del BID son precisamente esos dos aspectos lo que permitiría a América Latina y el Caribe llevarle la delantera a los Estados Unidos en ser países con mujeres en la política que inspiren y animen a otras entrar en la política y en consecuencia cambiarían las prioridades políticas también. Pero no estamos lejos, 

El blog del BID invita a reflexionar que si se mantiene la premisa que las mujeres tienen una forma distinta de gobernar y, hasta ahora son así los resultados de las experiencias en América Latina, el llegar a máximos cargos públicos conllevaría a una transformación de fondo en la legislación y políticas públicas. Y vuelvo al reportaje de Elsa Noguera en la revista Carrusel de El Tiempo, porque fue precisamente en su administración que la gestión social y ambiental, como los programas dirigidos a la población vulnerable, tomaron fuerza y efectividad con obras en Barranquilla, convirtiendo a la ciudad en punto de referencia. Al parecer es el mismo modelo de gestión y enfoque que hoy da a su paso en el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. 

En Brasil, dice un estudio del BID, que en un país donde el alcalde es factor determinante para la obtención de recursos del gobierno centra, son las alcaldesas las que logran un 60% más transferencias intergubernamentales para inversión de capital frente a sus colegas del sexo opuesto, como también las que logran mejores resultados en salud infantil. La sensibilidad de la mujer para enfrentar sus roles, que no es sinónimo de debilidad en las áreas laborales, tiene un enfoque distinto al de los hombres cuando logran identificar el propósito de su liderazgo. Es lo más cercano a la invitación que hace el "enfoque de género", y en el caso de la Ministra Noguera mientras fue alcaldesa su decisión de centrarse en el conocimiento y la experiencia de sus colaboradores, logró equilibrio de género en su equipo y obtuvo los resultados que se propuso. Así lo reconocemos en "Tres premisas para valorar el aporte de la mujer en tu ciudad".

En un post reciente de Panel Sin Fronteras que reseñaba la historia detrás de la frase : "Si yo fuera Elsa Noguera ..." y que escuché a Gabriela Casuso de 7 años de edad, debemos decir que no es extraño que los análisis y resultados de investigaciones sobre el liderazgo de las mujeres en gestión empresarial privada y pública indiquen que haya una especial inspiración para sus congéneres desde la infancia y contemporáneas. Y si damos seguimiento a lo que nos comparte el blog del BID sobre la transformación de la política con la participación de las mujeres considero que responderemos afirmativamente en el presente y el futuro. Nuestras acciones en el hoy influyen en lo que está por venir y no hay fronteras, las mujeres del tercer milenio lo entendemos así.