lunes, 15 de agosto de 2016

Las mujeres, activistas del desarrollo social y la transformación

Hace unos días nos pellizcamos sobre ¿cuál es el origen de las oficinas y programas de la mujer? y entre los datos compartidos estaba el testimonio de Fabiola Amariles sobre el seguimiento y evaluación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en representación de la Red Latinoamericana de Mujeres en Gestión de Organizaciones, Red Latinoamericana de Evaluación y Eval Partners. "La evaluación de los ODS con enfoque de género mide y valora las transformaciones en las relaciones de género con el fin de promover la igualdad entre hombres y mujeres, vigila que las políticas y programas de desarrollo no perpetúen las desigualdades de género y promover la rendición de cuentas en los países por medio de incidencia política para lograr cambios", explicaba, en una ocasión a Panel Sin Fronteras, Fabiola Amariles de la Red WIM. Existen razones para evaluar las ODS en el contexto latinoamericano .
Las mujeres barranquilleras se empoderan con "Mi Negocio en tu Casa"
Lograr que las mujeres líderes se conviertan activistas del desarrollo social, de todas las transformaciones que requiere la sociedad para que cada vez más mujeres ocupen un lugar de igualdad merecido desde siempre, es el real objetivo. Acciones como la compartida recientemente por la Gerencia de Proyectos Especiales del Distrito de Barranquilla con el lanzamiento del proyecto Mi Negocio en tu Casa, para beneficiar a 250 mujeres pertenecientes a poblaciones vulnerables son piezas fundamentales para continuar en el camino de empoderar a la mujer y mejorar su bienestar. Previamente han recibido capacitación en cosmetología y belleza por medio de proyectos como "Belleza en tu Casa". En los próximos 6 meses complementarán su entrenamiento como empresarias con formación en manejo de finanzas, cultura del ahorro y planes de negocio. Al final obtendrán dotación para la constitución o fortalecimiento de sus unidades productivas.

Lo cierto es que atender la desigualdad económica, empoderar a la mujer, permite que las políticas públicas y el desarrollo de los gobiernos responda siempre a un trabajo hacia la equidad. Sin embargo, llevar las cuentas, comparar el avance, hacer nuevas propuestas para que aquello que ha marcado siempre la diferencia entre los seres humanos, es una retroalimentación necesaria para mantenerse en el camino.